lunes, 4 de marzo de 2013

Piqui Liguardi y Cuetu Cucón. 2 y 3 de Marzo de 2013.

   Nuestras montañas vuelven a estar cargadas de nieve. Bien cargadas. Y tras unos cuantos días sin ver el Sol por fin el astro rey aparece. Todos nos abalanzamos al calor de sus rayos en busca del día perfecto. En busca de la nieve perfecta.

   AEMET informa en su parte de avalanchas para Picos de Europa: riesgo 4 para el viernes decreciendo a 3 los demás días. Mucha nieve y en buen estado. Una lástima que parece que no nos acordamos que los Picos forman parte de otra cosa más grande que se llama Cordillera Cantábrica. Es en ella donde se encuentran los mejores lugares para practicar el deporte en invierno. Sobretodo después de un gran episodio nevoso. Puedes buscar orientaciones, inclinaciones, lugares donde realizar tu actividad más seguro que en los Picos.

    En la Cordillera es donde se dan las mejores condiciones para la práctica del esquí de montaña. Esas laderas de amplitud nos dejan deslizar placenteramente. Las vistas son más abiertas que en los cerrados Picos. Un lugar para el deleite.

   Son muy conocidas las traves por Asturias, por León, por Palencia... pero menos lo son, salvo las archiconocidas Coriscao, Cuchillón o Tres Provincias, las que se desarrollan en tierras cántabras.

   La sierra del Cordel, en Alto Campoo proporciona momentos sublimes si te deslizas por sus laderas norte hacia los puertos de Sejos. Y no  es menos el lado contrario, la sierra del Cotomañinos si te bajas hacia las laderas sur que dan al valle de los Redondos.

   Desde pueblos como Soto, Proaño, Abiada, Mazandrero... todo es gozo y busqueda de la nieve perfecta. El Piqui Liguardi es uno de esos montes. Se suele ascender desde Abiada por sus palas sur. Pero esta ascensión es un poco... como decirlo...¿pesada y siempre igual?.

 Más bonita es desde Proaño, atravesando su bosque y saliendo a la cresta final que siempre se hace interminable porque cada loma parece la cumbre y no lo es.

 Y también, como hicimos nosotros, puedes salir de Soto y empalmar con el itinerario anterior para luego bajar al Collado del Ramaceo (en Sejos) y deslizar de nuevo a Soto. Un paseo de una mañana larga. Unos 1000 metros de desnivel que en tres o cuatro horas ventilas ida y vuelta.


Campoo, todo blanco. 2-3-2013.


El ascenso es muy llevadero y enseguida te acercas al bosque de Proaño que se recorre sin ningún problema justo por su interior.

El bosque de Proaño. 2-3-2103.

Y luego te conviertes en un punto blanco en la nieve. Claro, eso pasa estos días, que luego destaca más el color a verde y marrón...

Un punto en la nieve. Al fondo el Ropero. 2-3-2103.

   Y la bajada, en orientación norte, presupone un glorioso descenso en nieve polvo. Cosa que en estas latitudes no suele ser habitual y que, el sábado, tampoco lo fué: que poca suerte tenemos!!!.

    Vivir en el norte de Africa tiene estas cosas. Sólo un poco de pseudopolvo en la bajada del Ramaceo nos hizo gozar. El resto costra, nieve húmeda y h2power en cotas bajas.

   Hace calor por aquí. Hace humedad también. Tanto que si te despistas puedes coger una.....

                                                                     INSOLACION


   Y otra zona perfecta para la trave es la sierra de Peña Sagra. Nunca me cansaré de decirlo. Se puede salir desde la Liébana pero tendrás que tener un todoterreno para ganar altura. Los mejores accesos son desde el bello territorio purriego (Polaciones). Desde el pueblo de San Mamés, accesible en poco más de 45 minutos desde Unquera o en otros 10 desde el alto de Piedraluengas si venis de otros lares.

   Laderas amplias, todas las orientaciones a elegir, los desniveles que querais (las palas tienen de media 500-700 metros de bajada) y valles preciosos así como sus vistas hacen de esta zona un paraíso para el esquí.

   Un clásico es el Cuetu Cucón. En unos dos horas y media subes desde San mamés y luego... elige. Si quieres lo haces rápido y te vuelves a bajar. Si no, tiraté a un valle que te guste y vuelve a remontar a la cima para, cuando te apetezca, bajar al pueblo. Eso sí, hay que cogerlo con nevadas a cota 1000 que si no tardas en pillar nieve.

   El domingo hubo una evidente inversión térmica. La nieve, al comienzo, ya era papa. Más arriba algo de costra y luego placas venteadas un poco más duras. Eso sí, sin problemas de aludes.

   Aunque la nieve esté o se prevea mala, las vistas y la subida compensan el problema.

Por el bosque quemado del Cucón. 3-3-2013.

Ganando altura por el Cucón. Al fondo la Cordillera. 3-3-2013.

   Y mientras subo, notando el calor y como la nieve va a ir a peor se me pasa por la cabeza una canción de Albert Pla: "Ventegenarios".... ¿Hoy voy a morir de INSOLACION?...

"sin estudios sin trabajo
somos como lagartos
ni cobardes ni valientes
ni revolucionarios
somos mudos y algo sordos
y aun teniendo muy claro
quienes son los culpables de todo
nosotros nos callamos
y dad gracias porque estamos
pasando de to de to de to

tomando el sol
tomando el sol
que más podria hacer yo
en esta mierda de rincón
que otra cosa que no sea tomar el sol
insolación..... "

   Pero no, yo no voy a morir hoy de insolación. El viento que sopla por arriba me hace recordar otros lares.. hay que ponerse hasta el gore...

   Y la bajada... pues bien...pues mal...pues regular. El caso es no parar, seguir y no sentarse. No ser como un lagarto... No, yo no voy a morir por insolación...



Bajando las palas W del Cuetu Cucón.
Al Fondo la Sierra de Peña Labra. 3-3-2013.

 Y con aguachirri llegamos por la pista a San Mamés. Pronto para lo esperado, pero hay que saber renunciar a tiempo si la cosa no está en su punto. Las montañas siempre están ahí, puedes volver cuando quieras a disfrutarlas. Y el disfrute también está en tomar un blanco en el pueblo, en hablar con algún purriego y en compartir su socarronería. Gente de los valles, gente activa que, creo, sabe a donde va y sabe de donde viene.. Ese es nuestro premio. Los montañeros nos hemos convertido en deportistas que salen de casa, suben, bajan y se vuelven. Y nos hemos olvidado que la montaña es algo más que una cima. La montaña también son sus valles y su gente. En las montañas aprendemos y luchamos. En sus valles nos enriquecemos con esa gente que no para...

   Y vuelvo a recordar la canción....

               No, no, yo no quiero morir de insolación.....

 

                                          Si he de morir, yo quiero morir......

 

                                                                      en la REVOLUCION


   La cosecha está lista para su recogida, el dallé está afilado y la hoz también....





                               Nos vemos.... por arriba.....




5 comentarios:

Carlos Gallego dijo...

Magnífico texto... pensamientos por ésas montañas... que no todo será escalar.
Saludos.

edusimal dijo...

Joder Joe....da gusto leerte.
Un saludote

mon dijo...

La abstinencia de piolos pasa factura. Sobre todo en la zona que cubre el gorro. Buena entrega. Como siempre. Lastima que Cogne no os regalara mejor temperatura. Un saludo.

Joe Rebanal dijo...

Esperemos que a algunas de las palabras que he escrito no les pase como dice el proverbio: "a las palabras se las lleva el viento". Y más ahora que por aquí sopla el sur fuerte.

Gracias Carlos por tú comentario. Y doblemente agradecido viniendo de quien viene: un grandisimo montañero, una pluma extraordinaría y creo, por tus escritos,que todo ello queda se queda pequeño ante tu personalidad. Esperemos vernos algún día por las montañas!

Edu, menos mal que escribes, así puedo decirte "hasta luego", que cuando cogí al grupete de Ignacio y cía se tí sólo se veían las huellas de vuelta a subir pal Liguardi. Máquina!!!

Y Mon, que vamos a decir... Que si que jode esta abstinencia de piolos. Esperemos que en breve podamos quitar el mono, aunque sea haciendo kilómetros de nuevo. Eso sí que el tiempo nos de un repiro, que nuestras montañas van a estar... UHM...Y de Cogne, ya sabes mal o bien siempre nos quedará Cogne... nunca falla.

Saludos colegas!!!

Carlos Gallego dijo...

Gracias, Joe... por tus palabras... pero vamos... soy un "clasicorro" impenitente, nada más.
Por supuesto que si existe la ocasión nos conoceremos por alguna montaña... ésa será la excusa.
Sigue contando experiencias que eso nos da vidilla.
Un cordial saludo.