lunes, 1 de abril de 2013

Corredor Norte Derecha del San Carlos. 31 de Marzo de 2013.

   Una temporada rara, por no decir amorfa, estamos teniendo este año. La verdad es que casi que puedo contar con los dedos de las manos las pocas actividades de alpinismo que he podido hacer. A temporales de frio y nevadas en cotas bajas le siguen oleadas de viento sur que deja la nieve hecha una papa y el hielo... ¿Qué hielo?.

   Encima estos últimos meses no ha despejado casi ningún día para poder hacer algo decente por las montañas.

   Y lo peor de todo es que seguimos ansiosos. Pero ya estamos en abril y quedan pocos días de temporada. Ahora sólo queda mirar el tiempo y esperar a una noche despejada que permita que la nieve se consolide. Y digo que la nieve se consolide porque bajo ella hay hielo. Ayer lo pude comprobar en el Picos San Carlos de los Urrieles.

   Mucha gente me dice estos días ¿Cuándo hiele se podrá hacer tal o cual?. Que no es necesaria la helada, que es necesario el cielo raso para que el frio ascienda de las capas internas y enfríe las superficiales permitiendo una progresión cómoda, rápida y segura. Pero si el cielo está encapotado ese calor que sale del suelo se reflejará en las nubes y volverá a la nieve ablandándola. Pero claro lo de noches claras no basta, también hace falta que no haga demasiado calor, con menos de 5 o 6 grados las condiciones se darán y será el momento de lanzarnos en pos del recorrido elegido.

   Bueno el caso es que la noche del sábado al domingo se despejó. Venga, vamos a comprobar la teoría.

   El día antes el compa Sergio Seco había bajado esquiando el corredor norte del Pico San Carlos. Menuda actividad. Enhorabuena Sergio. Estás haciendo una serie de descensos, sólo o acompañado, que abren puertas nuevas en la Cordillera Cantábrica.

   Pero al ver sus fotos distingo una línea a la derecha que había visto en contadas ocasiones y que Nano Zamora había intentado en Enero, el día antes de que hiciésemos la Norte Directa a Peña Santa, teniéndose que dar la vuelta por falta de nieve y hielo . Sé que la abrieron, allá por los 90, Javi, Cholo y Rafa. Su reseña era de 55º y V obligado a la salida. Pero ahora la salida intuye hielo. Línea desconocida, línea casi casi por descubrir. Pues vamos Rosuca y yo!!.

   Este es el topo de todas las líneas que conozco de la cara norte del Pico San Carlos.

 



   Así que nos aprovechamos del cambio de hora: una hora antes, mejor nieve. De paso y, a pesar de ser temporada alta turística, también nos aprovecharemos de que los turistas de la España del Sol y del tripeo no van a madrugar...a ellos les pasa factura esa hora menos de sueño. No hay cola en el teleférico. Eso si, lo verdaderos, los incombustibles están allí, preparando sus bártulos en el aparcamiento. Nosotros también lo hacemos y rápido nos subimos para arriba.

   Primera buena noticia: se confirman las teorías del despeje del cielo. La nieve está buena para caminar. Por si acaso nos habíamos subido esos inventos infernales que se llaman raquetas. Ya que los tenemos los usamos pero vamos, que no hacían falta. Y digo infernales porque para otros lares servirán, pero en Picos hay mucha media ladera. Un mal lugar para usarlas.

   El camino habitual de aproximación para por el collado de Fuente Escondida, al que se accede por la pista minera que sale de la Vueltona. De ahí sólo es faldear con prudencia para situarse debajo de los corredores.

   Yo desde hace tiempo subo por la canal de San Luis para, casi debajo de la Torre de Altaiz, ganar unos metros y alcanzar ese collado. Creo que es más rápido. Esta vez hacemos lo mismo.

   Vistas desde San Luis hacia Lloroza.




   Y de paso se aprecian las condiciones de otras vías, como la Diagonal de Altaiz.




   Bastante rápido llegamos al collado. Y comienza la penada. Nos hemos equivocado. Hay nieve polvo reciente y el terreno a media ladera es muy incómodo para raquetear. Por ello alternamos la bota con la raqueta y ganamos y perdemos altura en el flanqueo hacia la vía cuando lo normal es no perder, e incluso ganar, desnivel.

   Hoy por hoy el mejor acceso, a raqueta, será por la Vueltona y bordear por al Hoyo sin Tierra. Más largo pero más cómodo. Bueno esto a pie, que nosotros solemos subir hasta el collado Verde, dejar allí los esquís, bajar a escalar y luego, desde la cima descender a recoger las tablas y .... chussss a esquiar hasta el cable. Pero esta vez las botas de trave de Rosa no sirven: tiene botas bajadoras, no subidoras. Jaja tocó bota como ya dije.

   Bueno haciendo huella llegamos al comienzo del corredor norte clásico. Tampoco estaba tan mal la nieve: te hundías hasta el tobillo o un poco más. Bueno bastante más a veces pero eso se olvida...

   Iniciando las rampas del corredor norte.




   Al poco nos colocamos casi bajo el resalte del corredor que en esta ocasión no mide más de un metro. Lo alucinante del tema es que no vimos las huellas del descenso (ni de la subida) de Seco del día antes:  había caído una buena capita de polvo la tarde-noche anterior. Sólo en un tramo de unos quince metros puede usar su huella de subida. ¡Que bien, así entreno!.

   Y bajo el resalte que sube recto, nosotros vamos derivando hacia la derecha, hacia la variante.




   Al cabo de unos cien metros más nos colocamos por fin bajo el corredor. Explendoroso de nieve, quizás con hielo en el resalte final.




   Hacemos reu con un piolet horizontal y subimos el primer resalte, de unos 60º hasta, al cabo de unos 50 metros montar otra reunión en roca bajo otro resaltillo. Desde abajo el recorrido parece bastante monótono  pero hasta llegar a la base de la cascada final hay una serie de abombamientos de 60-65º que le dan toque al tema.

  Rosa subiendo el largo 1.




   Desde la reunión en roca parece que hay más distancia hasta el resalte. Pero no la hay. Serán unos 35 metros. Como me equivocó subo la cámara yo y no hay fotos del tramo más entretenido. Vaya error de concepto. Jaja.

  El caso es que me pongo bajo el resalte que comienza con un cono a 70-75º de hielo costra y bajo él nieve azúcar. Como no veo nada claro el tema me voy a la derecha a la roca para asegurar algo. Pero la roca es malísima. Después de un rato de bregar logro colocar un clavo chungolí y un alien aún peor. Los triangulo y me subo. Llego bajo el hielo y ¡bingo! meto un tornillo de 16 hasta casi el final. No creo que este hielo aguante una caída así que toca subir con tiento. Y en esto se me empieza a romper la huella de los pies. Tanto que no puedo subirme por encima. Joer, que ful. Miro a la izquierda y veo una mierdecilla helada de no más de 1 cm de grosor que sale de la roca. Afianzo los piolets (que estaban bien anclados) me apoyo ligero y poco a poco gano altura. ¡El pie aguanta!. Sigo un par de metros con la respiración contenida y alcanzo la salida. ¿Todo bien? ¡¡No!!. Salida en nieve polvo. Ay madre que bajo hasta la reunión si no afino la cosa. Tanteo hacia la izquierda... uhm algo clava. Cambio de mano, reviro el cuerpo y me asomo a la rampa. Sólo queda elevar el pie. ¿A donde?. Un trozo de hielo costra sobresale de encima del desplome de roca. Ay, ay, ay... que aguante. El tornillo, dos metros por debajo,  no aguantará la caída ...y el doble seguro de roca  estoy seguro que tampoco me parará. A levitar!!!... y aguanta el pie. Salgo, respiro hondo y tiro para arriba.

   La aventurilla termina cuando no encuentro como montar otra reunión aceptable. Sólo un fisu marginal y un clavo alondrado. Otra triangulación preveiendo el ensamble, un grito a Rosa de que suba y por fin 25 metros más arriba un bloque providencial admite el primer camalot del día. Uffff....

   Rosa sube bien, el paso más que duro era muuuuu psicológico. Ahí esta rumbo a la ultima reunión.




   Recogemos cuerdas y nos vamos a la cima. Aunque el día se ha nublado un poco todavía hay sol. Luego ya sólo queda bajar hasta el cable. Malditas raquetas... ¿Dónde están mis esquís?... Pero todo acaba como siempre, con una cerveza ( o algunas más) para celebrar la actividad. Hoy se celebra la nuestra, la de los campurrianos y la de los santanderinos. Uy, caen unas cuantas cervezucas y algún gin-kas... Los mejores momentos siempre acaban con los amigos. Ayer fue otro día bueno.

   Para terminar pues lo de siempre. ¿Cómo está la cosa?. Pues ni fu ni fa. Ya lo he dicho al comienzo del post: es el momento de aprovechar cada día aprovechable. Y si no eres de los de esperar, cuelga los piolets y empieza a darle a la roca.

   De vías: creo que la Ataraxia estará perfecta (no la ví pero estoy seguro), la Petit Palanca está mejor para ser esquiada que para ser escalada (más que escalar será una marcha pindia) y al fondo, sobre la Vueltona vi al corredor Alucinante repleto de nieve aunque habrá que esperar un poco a que purgue.

La Petit Palanca.




Vistas hacia la Vueltona.


  

   Y para esquiar... simplemente sublime. Mucha nieve y de calidad.




   Bueno pues lo dicho para estos días: espera la oportunidad. Hay temporada para rato... hay hielo bajo la nieve... sólo esta esperando a que vayas a pincharlo.


   Nos vemos.... por arriba....



6 comentarios:

mon dijo...

Cojonudo,sin mas. Hay que perseverar y siempre sale algo. Yo, que valgo mas por mis aspiraciones que por lo que hago, sigo logrando fracaso tras fracaso. Claro que la mayoría en solitario;así ningún copa te mira raro. Un saludo......sigo perseverando.

Joe Rebanal dijo...

Pues si Mon, buscando, buscando...algo sale. Pero poco. Aunque creo que todavía hay opciones (hay que ser optimista siempre...a pesar de todo y de todos).
Pero te cuento un secreto: en el blog pongo lo que sale...no los desastres y fracasos que suelen ser los más numerosos. Para contarles si que no tengo dedos suficientes ni en las manos ni en los pies.
Pero lo importante de sumar fracaso tras fracaso (si es que se les debe llamar así) es que supone haberlo intentado. Eso es lo importante y más valioso. ¡¡Ir!!.
Creo que fue Ramón Portilla quien se autodefinió como "un extraordinario bajador" por la infinidad de retiradas, más que éxitos, que ha tenido en su carrera. Y mira quien lo dice... a ese le faltan pelos en el cuerpo para contar éxitos y batallas.
Mon, yo creo que esta temporada todavía nos encontraremos en algún vivac, en algún refugio, en algún vía o abajo, con la sonrisa de oreja a oreja después de haber gozado de una excelente escalada. Con los piolets y los crampones romos, algún agujero más en las perneras de los pantalones y una cerveza en la mano...contando la batallita del día...Como siempre ha sido y tiene que seguir siendo...
Salud y sigue perseverando. En el fondo todos hacemos lo mismo

Anónimo dijo...

Tras una vida de cumbres y victorias alpinísticas siempre hay un mundo de retiradas que nos hace comprender lo grandes y buenos que somos y los cojones que tenemos.
Arronti

Joe Rebanal dijo...

Anónimo: Ese "arronti" lo dices habitualmente. Lo digo porque igual eres alguien cercano conocido que supongo quien sería. Jaja.

Anónimo dijo...

Que vá, no soy yo, no pienses que vivo en Novales y paro en Las Picas, que vá......Cuando uno no quiere pasar desapercibido se nota, ¿verdad?
Cason Brena

Joe Rebanal dijo...

Jaja. Un apurriu!!