martes, 26 de febrero de 2013

Cogne 2013.


Mas info en el blog de Pablito:
 

http://meneoalpino.blogspot.com.es/


   Son las siete de la mañana y suena el despertador. Hoy es lunes y hay que ir a currelar un rato. Toca intentar ayudar a la gente a que no tenga accidentes durante ese proceso que la sociedad actual ha denominado trabajo y que no es otra cosa que una lucha constante por llegar a fin de mes con el estomago lleno, un poco de dinero extra para sentirse desahogado y con el cuerpo entero, sin haber sufrido ni un rasponazo por tener que hacer esa pieza más deprisa o por tener que aguantar a un soplagaitas que se cree con el poder absoluto.

   Me levanto aún con el jet-lad. No es para tanto. En el fondo sólo vengo de un país cercano. Vengo de Italia. Pero la noche anterior, haciendo tiempo -que no durmiendo- en el aeropuerto  me ha dejado aún  tocado. Pero más tocado me ha dejado poder estar una semana con los amigos sin tener que pensar, sin tener que coger el ordenador y casí sin usar el teléfono.

   Levantarse, desayunar, hacer la mochila y salir al frio. Luego sólo toca andar un rato, lo justo para calentar. Y finalmente: escalar hasta que no se pueda más. Y cuando acabas una meriendita, una ducha, la cervecita y a hacer la cena en la cual se decidirá el plan de mañana. Y mañana otra vez lo mismo. No hay nada más. Sólo eso. Y sólo con eso es suficiente. No necesitamos más...

   El caso es que estamos de vuelta a Cogne. A sus valles. A Valnontey, a Valeille... Esos lugares guardados por el Monte Bianco y el Gran Paradiso (estamos en Italia, no en Francia).


 Desde Lillaz, el Monte Bianco.
 
   Y como siempre tras un viajecito de avión toca hacer la compra antes de llegar a la residencia semanal. Recuerdo cuando era niño y no tan niño sino un joven veinteañero, que viajar a Italia te obligaba a ahorrar un año. El nivel de vida, los precios de todo, eran desorbitados para nosotros. Y no sólo porque pagabas por una cerveza unos miles de liras. Es que era caro de verdad.

   Pero hoy los españoles ya somos europeos. Ya somos ricos. Ahora el país transalpino ya no es tan caro. Yo diría que casi, salvo algunas cosas concretas, es igual o más barato.

   Al hacer la compra toca buscar algo de alcohol para amenizar. Y delante de la estateria de whiskis no puedo dejar de lanzar un "me cagüen ...". El nectar de malta es casi un 50% más barato que en la moderna España. Si... me cagüen....¿cuando empezaron a engañarnos? ...

 Estanteria de whiskys en un Carrefour de Aosta.

  Como somos españoles cálidos o eso nos quieren hacer creer, buscamos el primer día orientación soleada y en Lillaz nos subimos por Tuborg (200m. 4+) para calentar  un poco e ir poniendo a tono los brazos. Muros verticales bien labrados dan juego y al cabo de uno rato sonreimos arriba de la cascada. No hemos pasado casi frío.


Tuborg desde Stella Artice.

 Primer largo de Tuborg.

   Y como queda tiempo, faldeamos y nos dirijimos a Il Candelabro del Coyote (180m 4+/5) . Pero el Sol ya ha hecho su labor y la columna del segundo largo tira agua sin parar. No es cosa mojarse  el primer día y reculamos al calor del valle.

 
 Primer largo de Il Candelabro del Coyote.


   Toca luego hacer lo mismo que el día anterior: escalar. Y nos vamos a Di Fronte di Tradimento (200m 5). Por la aproximación volvemos a notar calor. Esto no esta bien. Al verla hay cebada y las miradas se dirijen al Colonnato Centrale (6) por lo que hacemos reu en la cueva que hay bajo él. Pero no es tan bonito todo cuando se ve de cerca. La columna esta rajada, desplomada, cortada... vamos que mete miedo. Así nos vamos a la clásica que nos aporta una generosa ducha. Mojados y cabreados nos acercamos a Sogno de Patagonia. La columna también esta fracturada y ni la tocamos.

   Contrariados pasamos el día gruñendo pues sabemos que ya no podemos escalar al Sol. Hace demasiado calor y todo chorrea y es peligroso. Pero las vertientes en sombra tienen el hielo duro. Tendremos que trabajar más.

 Di Fronte de Tradimento.


El la reu de la cueva del Colonnato Centrale.
Al fondo: Repetance, Monday Money, Flash Estivo y Fuimana de Money.


   Y a partir del tercer día toca sombra y tiritonas todo el día. Nos vamos a la clásica Patri droite (220m 4+/5) que encontraremos en condiciones de grado 5 y también tirando algo (lo justo) de agua. La columna se hace dura por las formas que tiene y porque, hay que decirlo, tira patrás.

   Como el siguiente plan era hacer la Directissime Patri de droite pero no estaba en condiciones (muy fina, ducha total) nos bajamos pal pueblo a calentar.

Columna de Patri de Droite.
 







 Di Fronte di Tradimento y Erfolet.

   Y confirmando nuestras teórias sobre que hacía mucho calor, unas avalanchas azotaron el acceso y parte de Di Fronte donde habiamos estado el día anterior.


 Bajando de Patri de Droite.
Pablito, Toño y yo.


   Pablo estaba como loco por hacer Lau Bij (90m 5) en Lillaz después de ver unas fotos que puso Pochacu en el Facebook. Pese a nuestras constantes quejas, son 400 metros de cuesta para escalar 90 metros, nos hace ir para allá.

    La verdad es que la aproximación es super cómoda. Un buen sendero nos conduce a la altura del hielo y ya desde enfrente nos parece preciosa.


Lau Bij. Preciosa!!!

   El primer largo es una sucesión de muros de 90 con descansos a 75-80. Eso si, esta bien picada y se hace fácil. Pero la llegada a la reu se complica por lo estalladizo que esta todo.


Vista en picado del primer largo de Lau Bij.

    El segundo largo nos siembra de dudas y temores: travesía sobre el vacio para buscar un tunel bajo el free-standing y la roca y luego, otra travesía aún más aérea para acabar con unos 10 metros de roca fácil.


 Largo 2 de au Bij.


Pasando entre el hielo y la roca en Lau Bij.

    Y luego a buscar el rappel desde un árbol en el margen derecho de la cascada.


Rapelando en Lau Bij.

   Tengo que decir que esta ha sido la cascada que más me ha gustado. Quizás no sea ni la más dificil ni por supuesto la más larga. Pero son dos tiradas que no te dejan indiferente. Los colores del hielo en el tunel erán bellisimos. La sensación de vacio al mirar para abajo al buscar donde colocar el pie era espactacular. Si vais por allí y esta en condiciones no lo dudeis un momento. Id!!!.

   Para el anteúltimo día el objetivo era Stella Artice (180m 5). Una clásica por excelencia que se había escalado por varias cordadas el primer día de nuestra estancia.

   Pero ese día hace mucho frío. Mucho. Hacemos el primer largo y, al plantar los piolets en la columna, esta nos avisa con un bramido que nos deja mudos. Toca bajarse a toda leche. Y ya rapelando otro crujido de despedida.

   El tema es que no había hecho demasiado frío hasta ahora pero esa noche bajaron brutalmente las temperaturas y eso hizo que el fenómeno de la dilatación del hielo afectara a la columna. Ya a pie de vía habiamos visto a  otra cordada que la evitaba por la izquierda guarreando en mixto cutre. A la bajada coincidimos con ellos y nos dijeron que les había advertido cuatro o cinco veces al escalar el primer largo. Coincidimos todos en la causa.

 Primer largo de Stella Artice.

   Así que faldeamos bajo el resto de las cascadas y nos fuimos, para acabar el día, a E Tutto Relativo ( 200m 4 ). Yo tenía ganas de hacerla. El año anterior nos hizo bajarnos porque la columna del segundo largo no era una ducha: era una torrentera.

   Hoy esta seca y se deja escalar perfectamente.


Largo 2 de Tutto Relativo.

La columna del L2 de Tutto Relativo.


 Vista en picado de Tutto Relativo.

  Tuvimos nuestras discrepancias al finalizar la columna pero todos al final coincidimos: será 4 pero es el día que más nos han dolido los brazos. Joer con el 4!!!.

Bajando deTutto Relativo.
 
   Y ya el sábado, cansados pero contentos por la semanuca nos decidimos a vaguear. Pero mira tú por donde se celebra en Cogne el World Champion Winter Triathlon. Sí, el Campeonato Mundial de Triathlon de Invierno. Nada de eso que se ha inventado en España del Triathlon Blanco. Aquí es de invierno y eso significa correr sobre nieve, hacer kilómetros en la bici sobre nieve y acabar con los esquis de fondo. Otro mundo, otra mente...

 Winter Triathlon. Carrera a pie.

Winter Triathlon. Carrera en bici.

 Winter Triathlon. Esquí de fondo.

  Nos comimos todas las categorías e incluso acabamos animando al héroe local Daniel Antonioli que trás una remontada espactacular acabó segundo a un centésima del nuevo campeón mundial, el ruso Pavel Andreev.

 Pavel Andreev poco antes de caer extenuado.

   Héroes anónimos. Deportistas sufridos y entregados. Luchadores que nunca serán muy conocidos ( en España seguro que jamás) nos mostraron otra de las facetas de eso que tanto nos gusta: el invierno. Y digo lo de héroes anónimos porque en la foto de arriba se ve al campeón mundial recibiendo un vaso de caldo tras haberse colapsado al llegar a la meta. Nada más dar un sorbo cayó redondo y tuvo que ser llevado entre varios colegas a la asistencia médica. Parecía entero en la prueba pero iba al límite y eso le paso factura al final. Sufrió, ganó y lo pagó. Casi, casi como los futbolistas: ¿sufren? ¿ganan? pero eso sí, en vez de pagar, ¡cobran!. Héroes de la España moderna y europea.

Valeille.

  Y así terminaron unos días por Cogne: pensando planes para el año próximo... pensando el volver.

   Y como final sólo puedo decir:

              Gracias Toño y Pablito por esta semana.... un auténtico placer


  Ah y como ayuda si pensais ir por allí os dejo la dirección de nuestro apartamento en Cogne centro:
 
 
   Un precioso apartemento, bien equipado para 3 o 4 personas cómodamente y a buen precio. Y gestionado por Paolo, monitor de esquí de Cogne que en todo momento nos hizo la vida más fácil y nos atendió a la perfección. Muy, muy recomendable.
 
   Bueno pues que eso, que ahora vuelve el frio aquí....
 

                                           Nos vemos...... por arriba.....




                                                     

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Apoteosis espectáculo gélido el que nos ofreces en tu reportaje. Sinuoso ambiente y esperanzadora "moraleja" política hacia nuestra querida españa.
Que las hojas de vuestros piolets no cesen en sus perforaciones y que las puntas de vuestros crampones impacten, al menos una vez, en las jetas de nuestros gobernantes.

Joe Rebanal dijo...

Soy suave con los pies, hice mío el consejo del gran Jeff Lowe: "¿si fueras un animal con garras patearías fuerte el hielo para que estas se rompieran y te hicieras daño"?. Por ello no tengo intención de clavar ningún crampón en la jeta de esos desgraciados que nos chupan hasta el alma.

Pero si que conservo la fuerza de brazos y espalda para golpear fuerte en el hielo. Y esa fuerza se puede emplear para golpear en otros sitios. Yo golpearé las jetas con los piolets...yo pisaré las calles nuevamente...

Salud camarada, la Revolución está cerca!!

Rober dijo...

Casi coincidimos en Cogne. En la casa en la que estábamos coincidimos con gente de Cantabria, (en casa de Anne), pero ya eran nuestros últimos días y casi no los vimos...Uno se alegra de encontrar gente cercana por aquellos lugares. Buena semanita y buen reportaje!!!Un saludo

Joe Rebanal dijo...

Hola Rober!!
Pena no haber coincidido por allí, nos hubieramos echao unas risas.
Supongo que coincidisteis con Dani y compañia que andaban por esas fechas.
Ya ví tú blog con vuestra actividad. Guapa guapa. Hicisteis Parto Gemellare. La tengo ganas, me parece muy estética con esa columna y el diedro de arriba. Joer es como escalar en Malaval!!!
Como siga el Ryanair por aquí va a haber que organizar una concentración norteña en Italia para el año que viene: asturianos, leoneses, cántabros y quizás admitamos a algún otro "no repoblado por don Pelayo". No es broma, hay un sitio chulo para ir que ya le hemos echao el ojo...Jeje.
Saludos y buen invierno..que esto no ha hecho más que empezar!!!

Chejos dijo...

Buena crónica Joe, y dientes largos......no me coincidió ir con vosotros por unos pocos días!!! Espero que nos veamos pronto!!
Salud

Manu Yester Day dijo...

Muy buen post!!! joder que me han entrado ganas de ir a Cogne :) Viva el whisky jejejeje

Joe Rebanal dijo...

Chejos: mira tú por donde que nos vemos en un ratín. Eso si, "dientes largos" me los pones a mí de donde te vas en breve...Si es que lo queremos todo!!!.

Manu: Pos como que tienes que ir algún día y ya sabes: el whisky en Italia en más barato, y la gin Bombay también.. así que ya no hay problemas de sobrepeso con el Ryanair. ¡¡¡ Viva el Lagavulin, el Macallan y el Talisker!!!!