lunes, 8 de octubre de 2012

Escalando por los alrededores de Urriellu. 6 y 7 de Octubre de 2012.

 Este fin de semana nos acercamos a la Vega de Urriellu a degustar una serie de platos no habituales cuando vamos allí. Casi siempre solemos probar algún tramo de la excelente roca del Picu. Este finde no fué así.

 Ultimamente yo me siento más atraido por encontrar (o descubrir) vías alejadas de lo habitual. Ojo, no abro vías. Escalo las que no suelen recibir visitas. Y antes de ayer toco engañar a mi buen amigo Sergio. Y como buen amante de la cocina que soy (aunque el fumeteo no me deja degustar en plenitud los sabores) fuimos y probamos dos tendencias de guisos. Por un lado la "nouvelle cuisine" con una vía de Cholo y Gema en el Carnizoso y por otro lado la "cocina tradicional" con otra vía moderna, pero en estilo clásico, en el Pico Albo. Vamos que  el primer día comimos tortilla deconstruida y al siguiente unas riquisimas alubias rojas.

 Así que vamos al tema.

 El sábado, con un viento del copón que hizo retirarse a muchas cordadas a pie del Picu, nosotros nos fuimos al contrafuerte del Carnizoso donde Tino Nuñez abrió tres vías preciosas en diedro y fisuras altamente recomendables. Pero nosotros decidimos escalar otra vía más moderna: "No encuentro la salida" por los mencionados anteriormente Cholo y Gema en el 2003.

 Y no por ser "nouvelle" deja de ser clásica: largos asegurados en lo justo gracias a algún puente de roca y algún que otro clavo disperso. Pero casi todo asegurable con medios flotantes y limpios.

 Este es el contrafuerte del Carnizoso y sus vías.



 Empezando de izquierda a derecha:

 - Topín de los bosques. V+. Tino Nuñez, Pablo Aguado y Dudo. 1986.
 - El Barón rampante. V. Los anteriores en 1986.
 - La Familia Mayo.  6b. Pablo Aguado y Tino Nuñez. 1986.
 - No encuentro la salida. 6a. Cholo y Gema Lanza. 2003.

 Decir que ninguna de estas vías tiene desperdicio. Altamente recomendables. Eso si llevar una buena cantidad de friends y fisureros (bueno, la cantidad necesaria para cada uno).

 El caso es que decidimos hacer la más nueva. Un muro desplomado (uf, uf..) de agujeros seguido de otro muro vertical y también en ocasiones desplomado de más agujeros y finalmente un largo de placa que no pudimos hacer por el viento y porque nos paso como en el nombre de la vía. Vamos que llevabamos un croquis dibujado a mano alzada y... no encontramos la salida. Jajaja.

 Esta es la estampa del primer largo.


 Empiezas buscando el hueco que se ve en la foto y que tiene un puente de roca y luego vas para la izquierda buscando más cordinos, haciendo bloqueos, metiendo friends y fisus y cansando los brazos: 6a puro, duro y mantenido. Y además roca nueva, sin uso, pinchosa. Demasiado pinchosa para mis pobres dedos sin callo de este año. Pero excelente para un máquina como es Sergio.

 Más fotos de este primer largo.


 Y ya en la reu. Esta equipada con dos parabolts con anilla ya que la vía se rapela.


 Me toca el turno. Refunfuño, los dedos estan frios por el viento tan fuerte y acabo de pasar la primera tiritona de la temporada. Voy subiendo y no entro en calor. Agujeros de todos los tamaños y agarres, bavaresa, bloqueos fuertes y para culminar un alien que no quiere salir: hay que colgarse para sacarlo. ¡Que gozada encontrar una excusa para descansar!. Llego a la reunión hecho una piltrafilla, con los dedos aún frios y dolor en los brazos. Miro lo que me toca y tomo la decisión: hoy no puedo. Se lo digo al compa y Sergio, feliz, se lanza a por los siguientes metros. Otro largo de V+ que aunque sea ese grado, bien nos puede parecer otra cosa. Algún puente de roca por el camino pero mucha continuidad aunque no tanta como la anterior.

 Ahí sale la maquina de escalar.


 Yo le hago las fotos que puedo, sigo tiritando y para que nadie diga que soy un mariquita lanzo una foto en picado desde la reu. Se ve lo que desploma el primer largo!!!!.


 Llegamos a la segunda reunión. Por delante otro puente de roca y ... no encuentro la salida. Sergio sube destrepa y le ruego que bajemos. Hoy no es el día. Volveremos. De paso le explico las otras vías y queda encantando. Son viotes cortos, pero únicos en nuestros Picos. Id y hacerlos. Como ya he dicho, merece la pena.

 Volvemos a la vega. Al reencuentro con el consumismo. Nosotros vivaqueamos, pocos más lo hacen. La mayoría sube el refu, duerme, cena, desayuna.. enfin .. consume. Nosotros lo justo. Así que nos toca cocinar en la calle e ir a cenar después con los amigos que allí están. Absurda y yo diría ilegal norma de la Federación Asturiana: no se puede cocinar en sus refugios por una normativa que se han sacado del ala. Pero lo que no se puede ni se deba es prohibir cosas a los federados que han contribuido a la construcción del refugio. Los montañeros no interesamos, no consuminos (excepto cervezitas y todo eso que sirve para relajarse después de un día activo). Vamos que somos como la mierda. Cosas que ocurren.

 La velada por la tarde pasa entretenida, muchos colegas, mucha charla, muchos planes. A ver si se materializan!!!. Por allí andan Nano, Pelayo, Seco, Fernando y más gente que te hace recordar lo que somos: montañeros. Eso ante todo!!.

 El caso es que el día siguiente y despues de haber pasado una noche guapa de ventoleras y algo de lluvia le toca el turno a otra zona no frecuentada: el circo oeste de los Albos. Allí ya hay una decena de vías. Cada una en su estilo. Fáciles y dificiles. Protegibles y expuestas. Pero sobretodo es un lugar escondido, apartado, en una zona donde disfrutas de la soledad y del entorno del circo de Cabrones.

 Nosotros vamos a ir a trepar a la zona SW del Pico del Albo. Pero también hay vías en la W del Neveron de Albo, en la 4ª Torre Arenera y flipantes lineas en la Aguja Mª del Rosario.

 Para llegar: una hora y cuarto o y media. Subes a la Horcada Arenera, flanqueas las Torres Areneras y por una estable pedrera recorres bajo el Neveron de Albo para llegar al collado bajo el Pico de Albo.

Más o menos así.


 Y al pasar bajo el Neverón vemos a Fernando y a un compañero escalando el espolón oeste de esta montaña. La vía fué abierta por P. Hernández, K. Orbegozo, T Scala y el siempre querido y añorado Pedro Udaondo que inanguraron este sector para la escalada.

 Una foto en la que se aprecia a los escaladores.


 Nosotros nos colocamos bajo nuestra vía "Que Kilombo" una obra de Carlos Fernández y Eduardo Rdez. de Deus en el 2007. A su izquierda Cholo recomienda "El Gominolón" pero el domingo estaba mojada en sus tramos claves.

 Como ya he dicho, toca comer alubias rojas ricas, ricas: escalada clasica sin contemplaciones. La linea es evidente: chimeneas y fisuras entre el V+ y el 6a+.


 Hoy ya no tengo frio y toca empezar la vía. Una fisura-chimenea en la que hay que alternar posiciones en X con técnicas puras de chimenea.

 Ahora en X.


 Y ahora chimenea.


 La reu se hace en una cómoda repisa con un clavo (que se mueve) y un parabolt. La reforzamos con un alien. El clavo no se dejaba mejorar a pesar de que lo intentamos.

 El segundo largo vuelve a combinar chimenea con fisura y un paso en placa que le da el grado a la vía: 6a+ no obligatorio.

 Sergio le pega y sale airoso (como no iba a ser de otra manera).


 En la foto está justo antes de entrar en la placa, a la izquierda de la fisura y luego volver a ella y seguir a la segunda reunión que es en la que se le ve ahora.


 Salgo y al llegar al paso clave hablamos de que nos parece de grado obligado. Pero nos damos cuenta de un detalle de los aperturistas: colocaron un clavo un poquitín encima de la travesía. Ello permitiría hacerla en tensión de cuerda y por lo tanto no es un paso obligatorio. Un detalle de lo que es saber hacer las cosas. Chapeau Eduardo y Carlos!!!.

 Sigo el tercer largos: chimenea de V+. No hay fotos, no nos veiamos. Sólo decir un comentario: angustia. Por lo estrecha que era a veces, por la imposibilidad de colocar seguros salvo en un par de momentos y porque la roca..ay la roca.. no muy buena. El caso es que con mucho miedo y tiento logro hacer este largo de unos 50 metros y colocarme encima del pilar de la vía. Queda una largo en placa-diedro de V+ que Sergio despacha divinamente. Que gustazo ver el mundo a tus pies y no estar metidos en las fauces de la roca. Esto último es de coña: las chimeneas han sido la esencia de la escalada. Sólo que las hemos ido olvidando y ahora nos cuestan mucho.

 Ahi va Sergio en el cuarto largo. Una gozada.


 Y yo me deleito haciendo fotos al entorno. Que placer estar aquí, al margen de todo.




 Ya toca bajar. Una linea de tres rápeles por la vía vecina nos leva sin contratiempos al suelo y de ahí vuelta a Urriellu, vuelta a  la hoguera de las vanidades en que se ha convertido este emblema del alpinismo nacional. Que se le va a hacer.

 Y hasta aquí la entrada de hoy. No hay nada más que decir. Sólo que queda en la boca el regustillo de estos dos tipos de platos, del moderno y del clásico. Ambos exquisitos en su estilo pero respetando una máxima: la calidad. La minimización de medios debe ser la máxima de la escalada en montaña y ambas vías lo cumplen. No hay ninguna chapa de seguro en ellas (salvo en reuniones). Así debería ser.

 Nos vemos por arriba!!!


6 comentarios:

mon dijo...

Cojonudo. Como siempre.
Saludos.

Pablo dijo...

Muy bueno Joe!

Anónimo dijo...

Que pena que el tiempo no fuera bueno,igual hubiera caido la oeste...

Joe Rebanal dijo...

Anonimo amigo Pe.... mira que eres perr. Jajajajaja. En breve veras cumplido uno de tus sueños: verme acerando como un desesperao en la W. PD: Esta tarde ya tengo desbrozadora, mañana trabajo de limpieza brutal donde ya sabes. Animate!

Pelaiu dijo...

Ehhhhhh, señor Joe; que no he sido yo el del comentario anterior. Yo no soy tan fino, jajjja, te lo hubiera hechao en cara y lo sabes.
Besucos de Pelaiu

Joe Rebanal dijo...

Sorry Laiu!!. Anonimo, hazte ver!! Aparece!! Sal de las tinieblas!!! Jajajaja